Vizcarra remodela el Gobierno para abordar la pandemia y su último año de gestión

En medio de la pandemia del Covid-19, que ubica a Perú en el quinto lugar con mayores decesos, el presidente Martín Vizcarra ha remodelado el Gobierno y nombró como primer ministro al experimentado político de centro y abogado constitucionalista, Pedro Cateriano.

«He aceptado la invitación del presidente Martin Vizcarra para ocupar la presidencia del consejo de ministros. Ofrezco: sudor, honestidad y conducta democrática por un Perú más justo y libre», publicó Cateriano en su cuenta de Twitter, emulando una de las frases más conocidas del político británico, Winston Churchill durante la Segunda Guerra Mundial.

Perú se ubica en el quinto lugar con más decesos de Covid 19 con más de 12.200 fallecidos y 338.000 casos confirmados; y en segundo lugar, en Latinoamérica luego de Brasil.

La juramentación del gabinete donde se reemplazó a 11 ministros se hizo con los protocolos sanitarios del Covid 19 y por ello, todos los ministros, incluido el presidente, y los pocos invitados que llegaron al salón dorado de Palacio de Gobierno estuvieron con la mascarilla puesta. Incluso el presidente Vizcarra hizo juramentar por vez primera en la historia a una ministra usando la plataforma virtual «Zoom» porque Rocio Barrios, que asumió el ministerio de Comercio Exterior y Turismo está recuperándose del Covid-19. También juramento por vídeoconferencia a la nueva ministra de Desarrollo Social, Patricia Donayre, quien vive en Iquitos.

Vizcarra también reemplazo al titular de salud con la neuróloga, Pilar Mazetti, exministra del gobierno de Alan García y actual jefa del comando covid 19. «Uno de los ejes principales de la acción de gobierno en esta etapa sigue siendo la lucha contra la pandemia. Lo haremos con mayor esfuerzo y energía renovadas, nuestro objetivo es contener la enfermedad, al mismo tiempo fortalecer nuestro sistema de salud», dijo el presidente Vizcarra, tras la juramentación de los ministros; al tiempo que agregó que «estamos haciendo (en su gestión), lo que no se hizo en décadas, para construir un verdadero sistema de salud al servicio de todos los peruanos».

Círculo íntimo de Vargas Llosa
Pedro Cateriano, de 62 años, es abogado con estudios de doctorado en el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset, adscrito a la Universidad Complutense de Madrid. Pertenece al círculo de amigos íntimo del nobel peruano, Mario Vargas Llosa, desde que fue parte del movimiento político «Libertad» fundado por el escritor en 1987 y diputado entre 1990 y 1992, hasta que el expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) dio el autogolpe al congreso y se hiciera de todos los poderes, el 5 de abril de 1992.

En su época como parlamentario formó parte de la comisión que investigó por corrupción al fallecido exmandatario Alan García, producto del cual publicó un libro de mucha lectoría llamado «El expediente García». Antes de asumir como primer ministro, Cateriano terminó un libro sobre la experiencia en el mismo cargo durante el Gobierno de Ollanta Humala (2011-2016) y lo que se considera una victoria en el país: el fallo que dirimió la diferencia limítrofe entre Perú y Chile en el 2016.

Tareas urgentes
«Cateriano es un político con amplia experiencia, con anticuerpos como debe ser pero que entra en un momento clave ya que la pandemia desgastó el liderazgo del gabinete de (Vicente) Zeballos. Tiene ante si tres tareas en simultaneo: conseguir un acuerdo político con los diferentes actores sociales, organizar las medidas para reactivar la economía y, a su vez, organizar la transición al próximo gobierno», dijo al ABC, el politólogo, Iván Lanegra.

«Tienes que apagar el incendio del barco al tiempo que construyes el barco, además de buscar el diálogo con actores de distintas partes del país para dejar hecho el legado del Gobierno de Vizcarra», añadió.

Para el politólogo, «es momento de conectar la ciencia con la política, nosotros debemos ir a contracorriente a lo que pasa en el mundo y por ello debemos salir del último lugar en América Latina que destina recursos a la ciencia, la tecnología y el desarrollo. Será el mejor legado del Gobierno de Vizcarra».