Sobre el colaborador de ABC detenido en Cuba: «Mi hermano está bien físicamente, pero no de ánimo»

«Mi hermano se encuentra bien físicamente, pero anímicamente no», reconoce a ABC Yusimí Rodríguez, hermana del periodista Jorge Enrique Rodríguez, colaborador de ABC en Cuba, que fue detenido el pasado 28 de junio. Desde ese día su familia no había tenido noticias de él. Este jueves, pudo ir a visitarlo, aunque no logró entrar. «Solo permiten la entrada a una persona». Y, en esta ocasión, no fue ella. Este viernes regresará al centro de detención, conocido como el Vivac en La Habana, para llevarle «varias cosas, como útiles de aseo».

La visita de la persona que sí pudo entrar fue «breve», según explica a este diario, pero lo suficiente para constatar que Jorge «está bien físicamente, pero de ánimo no, porque nadie está bien privado de libertad», afirma. Si bien el periodista había sido detenido en otras ocasiones, esta ha sido «la primera vez» que pasa tantos días retenido y que va a juicio. «Esta es diferente»

Lo que ya se ha desvelado con certeza es la acusación contra el periodista: «Desacanto a la autoridad, y discutir con la policía», lo que conllevará «una multa», y no cárcel, como se había especulado en algún momento, según explica Yusimí al otro lado del teléfono. Sobre la cuantía de la multa, lo desconoce, pero asegura que será un problema: «Me pongo loca de pensar de dónde vamos a sacar el dinero para pagar la multa».

Sobre cómo se siente la familia ante esta situación, reconoce sentirse un poco sobrepasada. «No es fácil. Es mi hermano, qué le voy a hacer».

La detención de Jorge Enrique se produjo horas después de colgar un texto en su cuenta de Facebook cuestionando la versión del Gobierno cubano sobre la muerte de Hansel Hernández, el joven negro, bautizado como el «George Floyd cubano», que iba desarmado y fue abatido a tiros por la policía. Colaborador también del Diario de Cuba, Rodríguez se ha mostrado crítico con el régimen, lo que le llevó el pasado mes de abril a ser interrogado también por la policía. Un año antes, en marzo de 2019 fue detenido durante 24 horas por hacer unas fotografías.

Organizaciones como el Observatorio Cubano de Derechos Humanos o
Reporteros Sin Fronteras España
se han hecho eco de la detención. Y se ha creado una inicia de Change.org pidiendo su liberación. En ella se indica los motivos que han llevado a su arresto: «A Jorgito no le perdonan que haya reportado sobre el asesinato de Hansel Hernández o que haya salido en defensa de los jóvenes que encarcelaron intentando cruzar la frontera en la base naval de Guantánamo o que escriba, investigue y exija sobre los feminicidios que el sistema judicial cubano se empeña en silenciar. No le perdonan la ética con que se mueve por los barrios de La Habana siendo un negro Abakúa que sabe hasta dónde agradecer. No le perdonan su impostura y ahora se las quiere cobrar».