Rusia no tiene todavía un plan concreto de reanudación de los vuelos con Europa y el resto del mundo

Rusia, al igual que la Unión Europea, se dispone a reanudar sus vuelos internacionales a partir del 1 de julio, pero no tiene todavía una lista concreta de países con los que restablecerá sus conexiones aéreas. Según el diario Kommersant, el director de Rosaviatsia, la Agencia Federal de Transporte Aéreo de Rusia, Alexánder Neradko, ha enviado sendas cartas al órgano de control Rospotrebnadzor y a la viceprimera ministra, Tatiana Gólikova, que coordina en el Gobierno el operativo de lucha contra la COVID-19, proponiendo que los primeros vuelos se efectúen a los estados miembros de la CEI, todas las antiguas repúblicas soviéticas salvo las tres bálticas.

En cuanto al resto de los países del mundo, Neradko sugiere que se actúe «en función de la situación epidemiológica». La secretaría de Gólikova declaró a Kommersant que la cuestión de la posible apertura de los enlaces aéreos con otros países «está en proceso de elaboración» en el seno del Gobierno. La funcionaria le comunicó al diario ruso que «las decisiones sobre la reanudación de los vuelos internacionales se adoptaran de forma simétrica, atendiendo a un criterio de reciprocidad, teniendo en cuenta los acuerdos que tenga Rusia con los distintos países y dependiendo de la situación epidemiológica».

Uno de los interlocutores de Kommersant sostiene que «sería más lógico abrir los vuelos a Europa, ya que allí la incidencia del coronavirus ha caído al nivel de una pocas decenas de enfermos al día, significativamente menor que en la CEI». «Otra cosa es que en Europa quieran recibir turistas rusos, señala esa misma fuente.

En el contexto de la pandemia mundial de coronavirus, Rusia suspendió el tráfico aéreo internacional a finales de marzo con la única excepción de los vuelos para repatriar compatriotas atrapados en distintos puntos del planeta. Salvo diplomáticos, tripulaciones de aviones y barcos y conductores de líneas de transporte internacional, todos los extranjeros vieron vedado el acceso al país eslavo. Pero, el pasado 8 de junio, el primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, levanto en parte esas restricciones permitiendo a los rusos viajar al extranjero por motivos justificados (trabajo, visita de parientes o recibir atención médica) y a los foráneos entrar en Rusia por las mismas razones.

La UE deberá hoy decidir si entra o no en vigor la lista preliminar de países con los que abrirá su frontera exterior el 1 de julio. Rusia, al igual que Estados Unidos y Brasil, no están en el borrador. Son los tres países del mundo con mayor número de infectados por COVID-19. La agencia rusa TASS, que cita sin nombrar al componente de la delegación de uno de los estados miembros reunida en Bruselas, da por sentado que Rusia no será uno de los países cuyos ciudadanos podrán viajar a la Unión Europea a partir del próximo miércoles.

«El hecho es que en este momento la situación epidemiológica en Rusia no nos permite incluirla en la primera lista de países para los que se abrirán las fronteras. Y esto es normal, porque Rusia necesita más tiempo, ya que el virus comenzó a extenderse allí más tarde que en los países europeos», aseguró la fuente. Y añade que «revisaremos esta lista con suficiente frecuencia. Y, por supuesto, tan pronto como quede claro que la situación epidemiológica en Rusia ha mejorado, la incluiremos en la lista. Esto algo de interés para ambas partes». Rusia, el tercer país del mundo con más contagios, se aproxima ya a los 630.000 infectados y contabiliza casi 9.000 fallecidos desde el comienzo de la pandemia. Esto es algo de intereés para ambas partes.