Reino Unido pondrá en marcha la mayor reforma en décadas de su sistema de inmigración tras el Brexit

Reino Unido pondrá en marcha a partir del 1 de enero de 2021 la mayor reforma de su sistema de inmigración, justo el día en que, una vez consumado el Brexit, se pondrá fin a la libertad de movimiento entre sus ciudadanos y los de la Unión Europea. La ministra del Interior, Priti Patel, desvelará este lunes los detalles, aunque ya adelantó que el país está «listo para recibir al mejor y más brillante talento global», ya que se utilizará un sistema de puntos que será beneficioso para las personas más cualificadas. Así, para que alguien reciba el visto bueno para residir y trabajar en el Reino Unido, deberá obtener los 70 puntos necesarios, que se otorgarán con base en criterios como hablar inglés, tener una oferta de trabajo de más de 25.600 libras al año (unos 28.500 euros) o tener un título universitario.

Al igual que en Australia, también se dará prioridad a trabajadores de sectores considerados indispensables y que el mercado nacional no es capaz de cubrir, como es el caso de la enfermería. De hecho, el Gobierno de Boris Johnson ha prometido, ante las críticas expresadas por el opositor Partido Laborista, que el nuevo sistema no afectará negativamente al NHS (el sistema nacional de salud). Para ello, el gobierno también introducirá un visado de salud para los trabajadores del sector.

Estos cambios suponen la mayor reforma del sistema de inmigración en décadas, según avanzaron fuentes del ministerio del Interior, que explicaron que las fronteras quedarán cerradas para los trabajadores sin cualificación y los ciudadanos comunitarios serán tratados igual que los de cualquier otro país. Este punto ha despertado el temor en las industrias que hasta hoy han dependido de la mano de obra barata proveniente de la UE, así como en el sector educativo, que teme que haya un descenso importante en el número de estudiantes internacionales que lleguen al país. Solo los científicos e investigadores de alto nivel podrán ingresar sin tener una oferta de trabajo.

Patel señaló que «el pueblo británico votó para recuperar el control de nuestras fronteras e introducir un nuevo sistema de inmigración basado en puntos», por lo que «ahora que abandonamos la UE, somos libres de liberar todo el potencial de este país e implementar los cambios que necesitamos para restaurar la confianza en el sistema de inmigración y ofrecer un nuevo sistema más justo, más firme y basado en habilidades a partir del 1 de enero de 2021».

La ministra se manifestó de esta manera ayer en Calais, tras anunciar que el Reino Unido y Francia han firmado un acuerdo sobre inmigración y gestión de fronteras para establecer una unidad de inteligencia conjunta para «tomar medidas enérgicas contra las mafias que están detrás de la vil operación de contrabando de personas», ya que, «a pesar de todas las medidas tomadas por la policía hasta la fecha, de interceptar los barcos, hacer arrestos, devolver a las personas a Francia y poner a los criminales responsables tras las rejas, el número continúa aumentando».