Muere por Covid-19 un hombre de 30 años en Texas que acudió a una fiesta para contagiarse

Un hombre de 30 años que creía que el coronavirus era un engaño y asistió a una «fiesta Covid» murió después de infectarse con el virus, según un hospital de Texas.

El hombre había asistido a una reunión con una persona infectada para probar si el coronavirus era real, dijo la doctora Jane Appleby, directora médica del Hospital Metodista en San Antonio, donde murió el hombre, según ha informado «The New York Times». La doctora no dio detalles sobre cuándo tuvo lugar la fiesta, cuántas personas asistieron o cuánto tiempo después del evento fue hospitalizado el hombre con Covid-19 que no ha sido identificado públicamente.

La doctora Appleby ha asegurado que el hombre fallecido comunicó a su enfermera justo antes de morir que había asistido a una fiesta Covid: «Creo que cometí un error. Pensé que esto era un engaño, pero no lo es». Mientras compartía la historia, la doctora intenta advertir a otras personas sobre la gravedad y las consecuencias de la Covid-19. Especialmente en Texas, donde están surgiendo casos de coronavirus de manera exponencial.

De acuerdo con los últimos datos, Texas es el cuarto estado de EE.UU. en número de contagios con 269.803 infectados. Sólo el sábado se confirmaron 8.332 nuevos casos, de acuerdo con una base de datos de « The New York Times». Las muertes superan las 3.500.

«Peligrosas e irresponsables»
Las fiestas para contagiarse de coronavirus son «peligrosas, irresponsables y potencialmente mortales», asegura el Dr. Robert Glatter, médico de emergencias del Hospital Lenox Hill en Manhattan. «Asistir a una fiesta de este tipo puede ser el camino hacia una muerte prematura, o a una por fatiga crónica e implacable, dolor en el pecho, dificultad para respirar y fiebre diaria. Eso si se sobrevive», dijo el Dr. Glatter.

Algunos expertos en salud y funcionarios públicos han arrojado dudas sobre si las «fiestas Covid» realmente están teniendo lugar y en qué medida. Los funcionarios de salud del condado en el sureste del estado de Washington informaron en mayo que tenían evidencias de que al menos dos casos de coronavirus estaban vinculados a una o más de estas fiestas. Sin embargo, poco después se retractaron alegando que las fiestas bien podrían haberse tratado de reuniones más inocentes.