Londres se plantea ofrecer a la UE una ronda de conversaciones de emergencia ante la falta de acuerdo

Reino Unido podría ofrecerle a la UE llevar a cabo la próxima semana una serie de conversaciones de emergencia, ante la falta de acuerdo con respecto a un tratado comercial hasta el momento, según reveló este jueves el diario The Telegraph. El pasado lunes, empezó la sexta ronda de negociaciones entre ambas partes, pero a pocas horas de que acaben, la situación sigue en punto muerto. La información del periódico británico llega después de que ayer publicara que Londres ha abandonado la esperanza de alcanzar un acuerdo comercial con la Unión Europea antes de que acabe el período de transición del Brexit, dentro de seis meses. Así, el gobierno de Boris Johnson al parecer tiene asumido que las relaciones comerciales con la UE se llevarán a cabo en los términos de la Organización Mundial del Comercio, algo que en principio a ninguna de las partes le interesa. «El Gobierno ha dejado claro que está preparado para (un escenario) sin acuerdo. Gran Bretaña no va a ceder en asuntos como los derechos de pesca, por lo que todo está en manos de la UE», dijo una fuente al diario.

No obstante, otra fuente cercana a las negociaciones, citada por el periódico, aseveró: «Queríamos llegar a un acuerdo este mes, pero está claro desde el lado de la UE que eso no va a suceder. Sin embargo, eso no significa que dejemos de hablar».

En una última vuelta de tuerca antes de las vacaciones, y con el tiempo corriendo ya que Johnson había establecido finales de julio como fecha límite, el negociador jefe David Frost le ofrecerá por tanto a Michel Barnier, negociador de la UE, una serie de conversaciones en tono informal con el objetivo de acercar posturas. La misma fuente añadió que «si no se llega a un acuerdo esta semana, es probable que David Frost ofrezca más conversaciones cara a cara la próxima semana de manera informal. Entonces esperaríamos que haya más conversaciones en la tercera semana de agosto». Sin embargo, algunas fuentes consideran que el ofrecimiento es simplemente un lavado de cara con el que el gobierno quiere demostrar que es la UE la culpable del estancamiento. Un portavoz de Downing street declaró el lunes que aún hay una serie de «diferencias significativas sobre varios asuntos importantes» que separan las posturas con respecto a un tratado comercial post Brexit, entre los que están los derechos de pesca, las llamadas garantías de igualdad de condiciones y la gobernanza del acuerdo, así como el papel del Tribunal de Justicia de la UE.

«Seguimos comprometidos a trabajar duro para encontrar los lineamientos de un acuerdo equilibrado. Siguen existiendo diferencias significativas, y nuestra preferencia es irnos con un acuerdo de libre comercio, pero debemos estar preparados para todos los escenarios. No estamos avanzando ni colapsando», aseguró un portavoz de Johnson.