Londres acusa a Moscú de intentar interferir en las elecciones británicas del 2019

Al mismo tiempo que el Centro Nacional de Seguridad Cibernética del Reino Unido (NCSC) acusaba en un comunicado a los servicios de inteligencia rusos de respaldar a un grupo de hackers para robar información sobre la vacuna del Covid-19, el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, señalaba a Rusia por intentar intervenir en las elecciones británicas del año pasado.

Aunque Moscú rechazó ambas acusaciones, Raab aseguró que «con base en un extensivo análisis, el Gobierno ha concluido que es casi seguro que actores rusos buscaron interferir en las elecciones generales de 2019 a través de la publicación online de documentos gubernamentales adquiridos y filtrados ilegalmente», en referencia a un informe de más de 400 páginas sobre las negociaciones de un posible tratado comercial entre Londres y Washington y en que el supuestamente el NHS (el Sistema Nacional de Salud), estaba sobre la mesa. Esta información fue aprovechada durante la campaña electoral por el entonces líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, para acusar a los conservadores de querer vender el NHS. Sin embargo, un portavoz de la formación condenó «cualquier intento de Rusia o cualquier potencia extranjera de interferir en los procesos democráticos de nuestro país» y aseguró que los laboristas están comprometidos con la seguridad de la nación, aunque Corbyn publicó un post en Facebook en el que dice que el Partido Conservador quiere «distraer» a la población sobre «el daño que un acuerdo comercial con Trump le haría a nuestro NHS al continuar apoyando el falso reclamo de que los laboristas recibieron el apoyo de Rusia».

Esta es la primera vez que el Gobierno admite explícitamente los intentos de Rusia de entrometerse en la política británica. «No hay evidencia de una campaña rusa de amplio espectro contra las elecciones generales», pero «cualquier intento de interferir en nuestros procesos democráticos es completamente inaceptable», advirtió Raab.

Las conclusiones de una investigación de la inteligencia británica sobre la injerencia rusa se harán públicas la próxima semana. La Comisión de Inteligencia anunció haber decidido «por unanimidad que publicará el Informe sobre Rusia preparado por sus predecesores antes del receso parlamentario de verano». El Gobierno había justificado hasta el momento que no hay evidencias concretas de interferencia rusa en los comicios nacionales, que según algunos informes podrían remontarse al referéndum sobre el Brexit del 2016.