«La OMS activó tres semanas tarde la alarma de pandemia»

Jeffrey Lazarus es jefe del Grupo de Investigación de Sistemas de Salud del Instituto de Salud Global de Barcelona
(ISGlobal) y profesor asociado de la Universidad de Barcelona y autor de un informe publicado en
«Nature Medicine»
muy crítico con la actuación de los mayoría de los gobiernos ante la pandemia del Covid-19. El fracaso colectivo de los gobiernos en el control de la propagación global del SARS-CoV-2, aseguraban en este artículo, es «decepcionante pero predecible».

Lazarus y los demás autores hablan de falta de unión entre los países, exceso de confianza y de las consecuencias de los generalizados recortes en la financiación de los servicios públicos.

-¿Estamos preparados para un nuevo brote de Covid-19?

-El mundo, desde luego que no. Europa, al menos los países del oeste, están mucho mejor preparados que hace unos meses, al comienzo de la pandemia. Pero la cuestión es ¿cómo vamos a responder ante un rebrote?

La clave, ahora ya lo sabemos, es el distanciamiento social. En cuanto al sistema sanitario, incluido el español, está mejor preparado que hace unos meses; sabemos de la gran importancia de la higiene de manos y del uso de mascarillas y otras medidas de protección. También están más preparados los profesionales sanitarios, pero, no hay que olvidar que necesitan descansar, física y mentalmente. No podrían hacer frente a un gran rebrote inminente.

-¿Cómo valora la respuesta de la Unión Europea (EU)?

-En mi opinión, la UE no se tomó suficientemente en serio la situación que estaba aconteciendo en China. No era la primera vez que surgía un virus como amenaza en Asia, en China en particular, y al final no ocurría nada grave. Europa, y el mundo en general, no hicieron mucho caso de esta nueva amenaza. Ha fallado la red de expertos, internacionales y nacionales. La Organización Mundial de la Salud (OMS), que en general respondió bien, activó la alarma de pandemia tarde, casi tres semanas. Y los países no reaccionaron de forma uniforme; cada uno lo hizo a su manera. Desde luego está claro que los países de la UE no han actuado de forma coordinada.

Dinamarca, se actuó de una forma muy rápida. El país se cerró en 12 horas. España tardó varios días en confinar a la población, cuando ya sabían que tenían que hacerlo. Deberíamos haber actuado antes.

-¿Qué países o países han abordado mejor la pandemia?

-Nueva Zelanda, Australia, Dinamarca, Alemania o Corea del Sur. También es posible que China, pero tenemos menos información. Por ejemplo, en mi país, Dinamarca, se actuó de una forma muy rápida. El país se cerró en 12 horas. España tardó varios días en confinar a la población, cuando ya sabían que tenían que hacerlo. Deberíamos haber actuado antes.

-¿Qué es lo que estos países han hecho mejor que los demás?

-En todos ellos hay varios elementos comunes: el confinamiento y aislamiento de la población, la información rigurosa a la opinión pública de la situación y el rastreo y seguimiento de casos. Como subrayamos en el artículo de «Nature Medicine», para que haya una respuesta colectiva ante la pandemia es clave informar con rigor a la opinión pública. Es una responsabilidad de las autoridades. Si toda la población es consciente de la gravedad, la mayoría se confinará en sus casas con responsabilidad.

-¿Qué países lo han hecho peor?

-EE.UU, Reino Unido y Brasil están en lo más alto de esta lista. En mi opinión, ha habido una ausencia de liderazgo.

-¿Y cómo lo ha hecho España?

-El Gobierno declaró el estado de alarma dos días tarde y eso tuvo consecuencias. Y parte de la población no se lo tomó en serio. Esto está directamente relacionado con la importancia de transmitir un mensaje riguroso a la opinión pública que genere confianza y responsabilidad individual. Está claro que al principio no se hizo bien. Veían lo que estaba pasando en Italia, hablaron con ellos y con la OMS, y no se aprendió.

El Gobierno declaró el estado de alarma dos días tarde y eso tuvo consecuencias.

-El artículo menciona que hay que proteger los sistemas de salud. En este sentido, ¿cómo sería el papel de la atención primaria?

-Hay algo que vamos a descubrir en los próximos meses y son los efectos sobre la salud de la población general, aparte de Covid-19, que ha tenido el cierre de la AP. Debería haber tenido un papel esencial para explicar a la población la situación de la pandemia.

-¿Cree que esta pandemia ha sido un ensayo y que vendrá algo peor?

-Cuando apareció la pandemia de la gripe H1N1, la llamada gripe porcina, en 2009, yo trabajaba en la OMS, y pensábamos que esta epidemia iba a ser la peor. Luego vino la del SARS y volvimos a pensar lo mismo; y ahora la del SARS-CoV-2. ¿Significa esto que vendrán más? La globalización tiene este precio. Pero en Europa y en América no somos todavía conscientes. Es el momento de empezar a hacer cambios. Si no, ya sabemos lo que nos puede pasar.