La Fiscalía de Nicaragua pide inhibir a la principal rival de Ortega a la Presidencia

La Fiscalía de Nicaragua acusó formalmente este lunes a Cristiana Chamorro, candidata a la Presidencia en las próximas elecciones del 7 de noviembre, por «los delitos de gestión abusiva y falsedad ideológica, ambos en concurso real con lavado de dinero, bienes y activos», tras dos semanas de investigación abierta contra la Fundación Violeta Barrios de Chamorro. Como consecuencia, solicitó solicitó la inhibición de la candidata, la que está mejor colocada según las encuestas para hacer frente a Ortega en la carrera presidencial, en el proceso electoral por «no estar en pleno goce de sus derechos civiles y políticos, por encontrarse en un proceso penal». Asimismo, según recoge el medio ‘Confidencial’, la prohíbe salir del país, concurrir a «determinadas reuniones y lugares», e incluso ponerse en contacto con otras personas vinculadas a los hechos investigados, «para evitar que evadan el proceso investigativo llevado en su contra».

Con esto se cumple lo que Chamorro ya temía desde que empezó la investigación, promovida por el Ministerio de Gobernación, y que ha llevado a la Fiscalía citar en dos ocasiones a la candidata, así como a más de una veintena de periodistas o dueños de medios de comunicación del país, incluyendo además a personas tan relevantes como el escritor y exvicepresidente, en el primer Gobierno de Ortega (1979-1990), Sergio Ramírez que este lunes tambien fue citado a declarar.

Cristiana Chamorro, que ha apelado a la unidad de la oposición para poder vencer a Ortega en las urnas el próximo mes de noviembre, había presentado este lunes su carta de intención para inscribirse en el proceso de selección del candidato único. Esto habría acelarado una decisión que, según la candidata declaró hace unos días al medio CNN en español, ya estaba tomada, y era la de inhibirla de la carrera presidencial.

Tras conocerse la decisión de la Fiscalía, Chamorro colgaba un mensaje en su cuenta de Twitter subrayando, e insistiendo en el miedo que tiene Ortega a su candidatura, como ha venido denunciando en días pasados.<blockquote class=»twitter-tweet»><p lang=»es» dir=»ltr»>No soy candidata oficial y pretenden inhibirme. Qué miedo le tienen al cambio. Unida, Nicaragua volverá a ser república. <a href=»https://twitter.com/hashtag/SIANICARAGUA?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw»>#SIANICARAGUA</a> <a href=»https://twitter.com/hashtag/NICARAGUA?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw»>#NICARAGUA</a></p>&mdash; Cristiana Chamorro (@chamorrocris) <a href=»https://twitter.com/chamorrocris/status/1399934910467608578?ref_src=twsrc%5Etfw»>June 2, 2021</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-8″></script>

Esta decisión de la Fiscalía sería una irregularidad más de las muchas que se han producido estos días, como la detención ilegal, que Chamorro ha calificado de «secuestro», de dos excolaboradores -Walter Gómez y Marcos Fletes-, de la fundación.

Entre las primeras reacciones a la noticias estaba la de Carlos Fernando Chamorro, director del ‘Confidencial’ y hermano de la candidata, «Dictadura Ortega-Murillo, ordena inhibición política de mi hermana Cristiana Chamorro, precandidata presidencial, a través de una aberración jurídica: Fiscalía la «inhabilita a cargos públicos, por encontrarse en proceso penal», sin sentencia», denunciaba en su cuenta de Twitter.<blockquote class=»twitter-tweet»><p lang=»es» dir=»ltr»>INHIBICION DE FACTO. Dictadura Ortega-Murillo, ordena inhibición política de mi hermana Cristiana Chamorro <a href=»https://twitter.com/chamorrocris?ref_src=twsrc%5Etfw»>@chamorrocris</a> , precandidata presidencial, a través de una aberración jurídica: Fiscalía la &quot;inhabilita a cargos públicos, por encontrarse en proceso penal&quot;, sin sentencia.</p>&mdash; Carlos F Chamorro (@cefeche) <a href=»https://twitter.com/cefeche/status/1399898980394409985?ref_src=twsrc%5Etfw»>June 2, 2021</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-8″></script>

En las últimas semanas ha aumentado la represión contra opositores y medios de comunicación. Hace dos semanas, el ‘Confidencial’ era allanado por segunda vez, y sus equipos requisados. Algunos de los periodistas que cubrían la información fueron también detenidos.

Otros candidatos de la oposición, que han querido mostrar su apoyo a Cristiana Chamorrro, se han visto confinados en sus domicilios al estar apostados en la puerta agentes de la policía orteguista.

La tensión en Nicaragua, que todavía no ha cerrado las heridas por las protestas de hace tres años, en las que murieron 325 personas, sigue en un aumento ante unas elecciones en las que Daniel Ortega busca su tercera reelección consecutiva, para lo que no ha dudado en pervertir todos los instrumentos a su alcance, como la elección del Tribunal Supremo Electoral y la aprobación de una reforma electoral que cierra el camino de la oposición a su participación en los comicios.