La convención demócrata relega al ala más izquierdista

Barack y Michelle Obama serán las principales figuras la semana que viene en la convención demócrata, el gran acto de campaña del partido, que buscará impulsar a su candidato, Joe Biden, para evitar la reelección de Donald Trump. Los organizadores revelaron ayer los nombres y el calendario de discursos de las principales figuras en la convención, que arranca el lunes y se cierra el jueves con el discurso de aceptación de la nominación a la presidencia por parte de Biden.

La pandemia ha trastocado de forma radical una convención que estaba prevista para mediados de julio en Milwaukee, la principal ciudad de Wisconsin, un estado clave que Biden necesita anotarse para imponerse al actual presidente. Tuvo que retrasarse un mes por el impacto del Covid-19 y, finalmente, se decidió que fuera una reunión prácticamente virtual. A la convención física solo irá un grupo de delegados y muy pocos participantes. Ni Biden ni su candidata a vicepresidenta -está a punto de deshojar la margarita- ni la mayoría de los que darán discursos lo harán desde allí. Serán intervenciones grabadas o retransmitidas en directo desde sus casas.

Michelle Obama tendrá categoría de gran estrella del partido: ella dará el discurso de cierre de la primera jornada. La ex primera dama ofreció una de las intervenciones más recordadas de la convención de 2016 -la que ungió como candidata a Hillary Clinton, que después perdió con Trump- y provocó sospechas inmediatas de una carrera política en ciernes. Aquellas premoniciones no se han cumplido todavía, pero los organizadores conocen el tirón de Obama, un símbolo unificador en un partido dividido entre moderados e izquierdistas.

Después de unas primarias en las que el establishment demócrata se unió en torno a Biden y frente al empuje izquierdista de Bernie Sanders, la convención trata de unir ambas corrientes (en el recuerdo está la última convención, con abucheos por parte de los más izquierdistas a la nominada) Pero, sin duda, impone una visión moderada en una campaña en la que necesita convencer a demócratas moderados, independientes e incluso republicanos moderados para recuperar la Casa Blanca.

Sanders no encabeza ninguna de las jornadas, que se reparten para los Obama (el expresidente será el último en hablar el jueves) y los Biden: Jill, la mujer del candidato cerrará la segunda jornada. La concesión para los izquierdistas es la presencia de la diputada Alexandra Ocasio-Cortez entre los discursos del martes, cuando también hablará el expresidente Bill Clinton.