Irrespirable humareda de Duquesa abruma la Capital

A las 4:30 de la madrugada del jueves, Manuel se vio en la obli­gación de violentar el toque de queda. No tenía otra alternati­va. A su papá, que vive solo y sufre de problemas respirato­rios, la humareda le invadió su casa y, quién sabe, si hasta sus pulmones.

Fue una noche larga la del pasado miércoles. Pero no lo fue solo para ellos. Dalton Herrera y Jhenery Ramírez, periodistas de LISTÍN DIA­RIO, también dejaron saber que en Santo Domingo Oeste la gente estaba “con el grito al cielo”. Aparte de la incomodi­dad, les preocupaba el daño que pueda causar, sobre todo en estos momentos en los que al país se ha mudado un “in­quilino indeseado” llamado Covid-19, al que nadie quiere tener de vecino.

El dominicano está acos­tumbrado a que aquí se pro­duzcan humaredas, pero nun­ca le había temido tanto como ahora, pues le huye como “Sa­tanás a la cruz” hasta a la más simple “gripecita”. Quienes sienten ese temor no están le­jos de la realidad. Mientras más vulnerables están los pulmo­nes, más peligro tiene de que al dar positivo al Covid-19, la si­tuación sea de mayor cuidado.

Esta explicación la ofrece la neumóloga María Nícina Bel­tré. “Con lo que estamos pa­sando con la pandemia, esta situación de Duquesa se con­vierte en una gran alerta por­que el paciente puede estar positivo, pero asintomático y con la exposición a esta hu­mareda volverse sintomático. Es tanto así que, en estos mo­mentos que se habla de apla­namiento de curva, de cese y de mejoría de resultados haya por esta causa un repunte de pacientes sintomáticos que an­tes de este humo eran asinto­máticos”, advierte.

La especialista sostiene que los daños de la humareda no solo pueden alcanzar a esos pacientes positivos de corona­virus. También las personas sa­nas que se expongan al humo pueden desarrollar infecciones virales, procesos respiratorios alérgicos, e infecciones de bac­terias que pueden ir desde rini­tis alérgicas hasta un broncoes­pasmo.

Y ni hablar de quienes pade­cen alguna patología respirato­ria base. “Esta situación puede tener repercusión en personas que sufren de asma, de enferme­dad bronco-pulmonar obstructi­va crónica, de bronquitis y bron­quitis crónica. Definitivamente, va a exacerbar los cuadros en personas que tienen patología de base”, insiste.

Otra consecuencia que pue­de acarrear esta situación que se le añade a la pandemia que vive el país, es la posibilidad de incidir en los trastornos pulmo­nares en personas con enfer­medades sistémicas como es el caso de pacientes con lupus eri­tomatoso, entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here