Indra y el CNI crean un «WhatsApp» para las comunicaciones del Gobierno y de ejecutivos del Ibex 35

Las comunicaciones personales han migrado en los últimos años hacia un entorno digital. Las dudas sobre la seguridad de las principales herramientas que están al alcance de cualquiera han llevado a organismos internacionales a plantear un reto: crear su propio ecosistema. Bajo una premisa: la seguridad. En ese entorno, el CNI y la empresa desarrolladora Indra han creado un servicio «antiespías» llamado COMsec destinado a autoridades gubernamentales y ejecutivos de empresas cotizadas en el Ibex 35 que, por motivos de seguridad, no se han revelado el nombre.

El proyecto, del que se tiene constancia desde noviembre del pasado año, promete la protección de las llamadas y mensajes de escuchas «con una experiencia de usuario inmejorable». Indra, empresa encargada de su desarrollo y mantenimiento, lo publicita (PDF) para proporcionar servicios cifrados de voz, mensajería instantánea y vídeo sobre teléfonos móviles y PC, empleando además cualquier red celular, inalámbrica o satelital a nivel mundial.

Tiene un nivel de seguridad «Alto» según la clasificación elaborada por
ENS (Esquema Nacional de Seguridad). Avalada su seguridad por parte del Centro Criptológico Nacional (CC-CERT), el organsimo asociado al CNI cuenta incluso con una guía de consulta pública (PDF) en la que se especifica su modelo de seguridad para la herramienta, que no es gratuita.

Es, a todos los efectos, un arma «antiespías» destinada al uso entre los ministros españoles. Es la solución de seguridad de Indra que protege las comunicaciones de voz, vídeo y datos a través de redes móviles, WiFi y satelitales. Entre algunas medidas, el software cambia el nombre de usuario y contraseña cada 90 días, así como el empleo de un operador virtual como intermediario y cifrado de extremo a extremo.

Esta solución se integra en forma de «app» en cualquier tipo de móvil inteligente o tableta (con sistemas operativos iOS y Android) o terminal (Windows), ofreciendo una experiencia de uso comparable a cualquier solución estándar de comunicaciones móviles del mercado como WhatsApp, Messenger o Telegram, algunas de las principales herramientas públicas más extendidas. Está «perfectamente integrada» con el resto de aplicaciones, tales como la lista de contactos, buzón de correo electrónico o la cámara.

Esta aplicación también se ha empezado a utilizar por parte de altos ejecutivos de sectores como la banca, energéticas, construcción, despachos de abogados. En general, empresas en las que, por el tipo de información que manejan o por la interlocución que mantienen, «necesitan garantizar la privacidad y la seguridad en sus comunicaciones móviles», según informa «Voz Populi», desde donde se asegura que durante la pandemia del coronavirus ha incrementado la utilización de la aplicación. «Estas herramientas de comunicación empresarial son importantes, pero al final acaban teniendo problemas por el propio usuario o terminal, aunque ahora mismo el CNI certifique su seguridad», señala en conversación telefónica con ABC Sergio Carrasco, experto en derecho digital.

La herramienta ofrece la garantía de establecer comunicaciones cifradas de extremo a extremo, una tecnología que impide la intercepción de los mensajes enviados y que ha sido el caballo de batalla entre las aplicaciones de mensajería. Además de ofrecer servicios de teleconferencias grupales y videollamadas, incluye la posibilidad de establecer llamadas protegidas fuera del entorno securizado desde teléfonos móviles y fijos gracias a un servidor de telefonía unificada.