Encarcelan al periodista marroquí Omar Radi, acusado ahora de violación

El periodista marroquí Omar Radi, ya investigado por supuesto espionaje, ha sido hoy ingresado en detención preventiva y será acusado además de un presunto delito de violación.

Según un comunicado de la Fiscalía de Casablanca, la acusación de presunta violación se produce tras «una denuncia de una ciudadana y en virtud de una investigación realizada por los efectivos de la Policía Judicial de la Gendarmería Real» de esta ciudad.

Asimismo, la Fiscalía también solicitó investigar otro delito que pesa contra Radi por «atentar contra la seguridad del Estado» mediante sus supuestos vínculos con un agente de inteligencia extranjero para «perjudicar a la diplomacia marroquí».

La nota añadió que el juez de instrucción decidió ingresar al reportero marroquí en detención preventiva para continuar la investigación en ambos delitos.

La acusación de atentar contra la seguridad exterior del Estado según los artículos 191 y 206 del Código Penal lleva aparejada una pena de hasta cinco años, y el delito de violación sexual se castiga con penas de entre 5 y 10 años.

Omar Radi, de 33 años, ganador en 2013 del premio de periodismo de investigación de la Asociación Marroquí de Periodismo de Investigación, colabora con varios medios locales e internacionales y se considera uno de los periodistas más críticos con el poder en el país magrebí.

El pasado mes de marzo, el Tribunal de Primera Instancia de Casablanca dictó contra Radi una condena de cuatro meses de prisión -aunque está en libertad condicional- por haber proferido «injurias a un juez» en su cuenta en Twitter.

La organización Amnistía Internacional considera que Radi -además de otros periodistas y militantes de izquierda- ha sido él mismo víctima de un espionaje continuado por parte del Gobierno marroquí, que lo niega y exige a la organización que presente públicamente pruebas de sus acusaciones.