EE.UU. retoma las ejecuciones federales después de 17 años

Estados Unidos retomará este lunes las ejecuciones federales después de que el Gobierno de Donald Trump pusiera fin hace casi un año a una moratoria informal decretada en el país en el 2003. La primera ejecución federal se llevará a cabo hoy en Indiana después de un fallo de un tribunal de apelación.

Varios recursos judiciales obligaron al Departamento de Justicia a retrasar el inicio, previsto para el pasado mes de diciembre. Pero el Ejecutivo ha ido ganando todas las apelaciones y en junio el Tribunal Supremo les permitió volver a aplicar la pena de muerte en casos federales, un castigo reinstaurado en 1988 pero que solo se ha aplicado en tres ocasiones.

Daniel Lewis Lee, un supremacista blanco de 47 años, condenado por el asesinato de tres miembros de una familia de Arkansas en 1996, va a ser ejecutado este lunes por inyección letal en la cámara de ejecuciones del Departamento de Justicia de Estados Unidos en Terre Haute, Indiana. Junto con Chevie Kehoe, líder de la banda de supremacistas, allanaron la vivienda del matrimonio formado por William y Nancy Mueller con la intención de robar armas y dinero en efectivo. Cuando entraron, descubrieron que la familia estaba dentro y decidieron dispararles, ponerles bolsas de plástico en la cabeza, cargarlos con piedras y lanzarlos a un pantano cercano para hacer desaparecer sus cuerpos.

Su ejecución había sido bloqueada el viernes por un juez federal después de que algunos de los familiares de las víctimas presentaron una demanda, diciendo que temían que al asistir podrían exponerse al Covid-19. La demanda presentada contra el Departamento de Justicia en la corte federal de Indianápolis buscaba bloquear la ejecución hasta que la pandemia hubiera pasado.

La jueza de distrito Jane Magnus-Stinson ordenó al departamento que retrasara la ejecución hasta que pudiera demostrar que defendía el derecho de los demandantes a asistir a la ejecución sin arriesgar su salud.

El gobierno apeló y el domingo, el séptimo Tribunal de Apelaciones de Circuito de Estados Unidos anuló la orden, diciendo que ningún estatuto o regulación federal daba a las víctimas el derecho de asistir a la ejecución.

La muerte programada de Daniel Lewis Lee es una de las cuatro ejecuciones federales previstas para julio y agosto. Los cuatro hombres fueron condenados por matar niños.