EE.UU. considera prohibir la entrada al país a miembros del Partido Comunista chino

La Administración de Donald Trump está considerando imponer una prohibición radical de viajes a miembros del Partido Comunista chino y sus familias, según ha informado «The New York Times» citando a cuatro personas familiarizadas con la propuesta. La orden presidencial, aún en borrador, provocará represalias contra los estadounidenses que buscan ingresar o permanecer en China y va a exacerbar las tensiones entre las dos naciones.

La orden apunta a limitar también a los miembros del Ejército Popular de Liberación y ejecutivos de empresas estatales, aunque es probable que muchos de ellos también sean miembros del partido. Y podría autorizar al Gobierno de EE.UU. a revocar las visas de los miembros del partido y sus familias que ya están en el país lo que llevaría a su expulsión.

Los detalles del plan aún no se han concretado y el presidente Trump podría finalmente rechazarlo. Según de «NYT», la prohibición sería similar a la prohibición de viajar en 2017 a los países musulmanes, al otorgarle al presidente la capacidad de evitar que ciudadanos extranjeros considerados «perjudiciales para los intereses» de EE.UU. entren al país.

El partido comunista chino tiene 92 millones de miembros. Casi tres millones de ciudadanos chinos visitaron los Estados Unidos en 2018, aunque las cifras se han desplomado debido al coronavirus y a la prohibición actual de la mayoría de los viajeros procedentes de China.

El Gobierno de los Estados Unidos no tiene conocimiento del estatus de la gran mayoría de los miembros del partido que están en el país, por lo tanto, tratar de identificarlos de inmediato para evitar su entrada o expulsar a los que ya están en el territorio norteamericano sería difícil.

Las tensiones entre los países cada vez más rivales se han intensificado en las últimas semanas por la Ley de Seguridad Nacional que Pekín ha impuesto en Hong Kong, lo que originó el fin al trato económico y comercial especial que EE.UU. daba a Hong Kong, además de una ley por la que impondrá nuevas sanciones a China por haber «extinguido la libertad» de esa ciudad semiautónoma. El secretario de Estado Mike Pompeo dijo el miércoles que Estados Unidos impondría restricciones de visa a «ciertos empleados» de empresas tecnológicas chinas, incluida Huawei.