EE.UU. acusa a Google de prácticas monopolísticas en el mercado de las búsquedas

Es el mayor desafío jurídico para el gigante tecnológico en décadas. El Departamento de Justicia de Estados Unidos, y otros 11 estados pertenecientes a la Unión, han presentado este martes una demanda contra Alphabet, empresa matriz de Google, por supuestas prácticas monopolísticas en el mercado de las búsquedas, donde cuenta con una cuota de participación del 92% a nivel mundial, y la publicidad.

«Como explica la demanda antimonopolio presentada hoy, (Google) ha mantenido su poder de monopolio a través de prácticas excluyentes que son perjudiciales para la competitividad. Por eso, el Departamento de Justicia ha determinado que es necesaria una respuesta antimonopolio para beneficiar a los consumidores. Si el gobierno no hace cumplir las leyes antimonopolio para permitir la competencia, podríamos perder la próxima ola de innovación. Si eso sucede, es posible que los estadounidenses nunca lleguen a ver el próximo Google», ha expresado en rueda de prensa, recogida por TechCrunch, el fiscal general Jeffrey A. Rosen.

Estados Unidos toma de esta manera el testigo de la Comisión Europea en los últimos años en materia de investigación sobre las grandes empresas tecnológicas, llegando incluso a sancionar en tres ocasiones a Google. El regulador norteamericano entiende que la multinacional vulnera la ley al usar su poder de mercado para frenar la competencia de sus rivales atentando contra el libre mercado.

La investigación señala que Google perjudicó a plataformas rivales para privilegiar sus propios negocios en las búsquedas y la publicidad digital en un intento de situarlos en desventaja para mantener la cuota de poder de su propio motor de búsqueda y, de este modo, vender más anuncios.

Es la primera vez que EE.UU. pone en el punto de mira a las empresas tecnológicas, que en los últimos años han amasado grandes fortunas. Conservadores como el presidente Donald Trump y liberales como la senadora Elizabeth Warren han sido muy críticos con la concentración de poder de estos gigantes empresariales. A este respecto, llama la atención que los 11 estados que se han unido a la demana presentada por el Departamente de Justicia sean republicanos: Texas, Arkansas; Florida; Georgia; Indiana; Kentucky; Luisiana; Michigan; Misuri; Montana; y Carolina del Sur

La demanda puede extenderse durante los próximos años desencadenando, además, un torrente de reclamaciones antimonopolio contra otras tecnológicas. Cabe recordar que empresas como Facebook, Amazon o Apple también están en el punto de mira de la Justicia estadounidense.