Dos estudios concluyen que la hidroxicloroquina ni previene ni trata la covid-19

La cloroquina y la hidroxicloroquina no muestran efectos antivirales notables contra las infecciones por SARS-CoV-2 en macacos o células pulmonares humanas. Los resultados de dos estudios publicados hoy en «Nature» no respaldan el uso de hidroxicloroquina y cloroquina para el tratamiento de pacientes con covid-19.

La hidroxicloroquina y la cloroquina, medicamentos que se usan comúnmente para el tratamiento de la malaria, se han investigado por su potencial para tratar covid-19 en más de 80 ensayos clínicos registrados. Se ha demostrado que inhiben la infección por SARS-CoV-2 en cultivos celulares, pero se ha debatido mucho su efectividad para el tratamiento de pacientes con covid-19, a pesar de que algunas personas, como los presidentes de EE.UU. y Brasil, Donald Trump y Jair Bolsonaro, reconocen estar tomándolos para prevenir o tratar la covid-19..

El grupo de la Universidad de Paris-Saclay (Francia), coordinado por Roger Le Grand investigó los efectos del tratamiento con hidroxicloroquina en macacos cynomolgus, un modelo de primates no humanos de infección por SARS-CoV-2 en humanos.

Y los resultados fueron concluyentes: la hidroxicloroquina no mostró actividad antiviral sustancial, independientemente del momento del inicio del tratamiento, ya sea antes de, poco después o mucho más tarde de la infección. Además, el uso de este medicamento antipalúdico en combinación con azitromicina, un antibiótico, tampoco tuvo un efecto sobre los niveles de virus en los macacos.

La hidroxicloroquina y la cloroquina, medicamentos que se usan comúnmente para el tratamiento de la malaria, se han investigado por su potencial para tratar covid-19 en más de 80 ensayos clínicos registrados

En el otro trabajo, Stefan Pöhlmann y sus colegas del Instituto Leibniz para la Investigación en Primates, en Göttingen (Alemania), encontraron que la cloroquina no tiene actividad antiviral contra el SARS-CoV-2 en las células pulmonares humanas.

Los investigadores explican que en experimentos anteriores, las células que se usaron para demostrar un efecto positivo para la cloroquina no tenían una enzima, que normalmente está presente en las células pulmonares, que facilita la entrada de SARS-CoV-2 en las células pulmonares humanas.

Los autores enfatizan la importancia de utilizar líneas celulares que imitan el tejido pulmonar en estudios que evalúan la actividad de los medicamentos contra el SARS-CoV-2.