Condenan al exprimer ministro de Malasia a 12 años de cárcel por corrupción

El exprimer ministro malasio Najib Razak ha sido condenado este martes a 12 años de cárcel y a pagar una multa de 210 millones de ringgit (unos 42 millones de euros), tras ser declarado culpable de siete delitos de corrupción en el primer juicio por el desfalco multimillonario del fondo estatal 1Malasia Development Berhad (1MDB).

Najib fue condenado a 12 años por un delito de abuso de poder, a penas de 10 años de prisión por cada uno de tres delitos de lavado de dinero y a otros 10 años por cada uno de tres delitos de abuso de confianza, pero todas las condenas se tendrán que cumplir de forma simultánea.

Previamente, el juez Nazlan Ghazali del Tribunal Supremo de Kuala Lumpur encontró al exmandatario culpable de un cargo de abuso de poder, tres de abuso de confianza y tres cargos de lavado de dinero vinculados al desvío de 42 millones de ringgit (unos 8,44 millones de euros) de SRC International, filial del 1MDB, a las cuentas privadas de Najib.

El exmandatario, que gobernó el país desde abril de 2009 a mayo de 2018, siempre ha mantenido su inocencia y asegura que fue engañado por el empresario malasio Jho Low, otrora asesor cercano del dirigente y quien permanece huido de la justicia.

La trama de corrupción de 1MDB salió a la luz en 2015, cuando una investigación periodística expuso el desvío multimillonario desde el fondo estatal a las cuentas privadas de Najib, fundador del fondo y por entonces primer ministro de Malasia.

Najib, sobre quien penden otros 35 cargos de corrupción y otros cuatro juicios, y sus asociados desviaron a sus cuentas privadas 4.500 millones de dólares (3.840 millones de euros) procedentes del brazo inversor del Estado malasio, un escándalo que propició su caída del poder en 2018.