Bolsonaro, derrotado en la primera prueba electoral

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue el gran derrotado en las elecciones municipales del domingo, las primeras que han puesto al presidente a prueba desde que asumió el cargo, en enero del 2019. Ni los candidatos que apoyó ni el partido que lo llevó a la presidencia tuvieron buenos resultados. La sorpresa de la jornada ha sido Guilherme Boulos, líder del Movimiento Sin Techo (MST) y del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), que sin recursos de campaña pasó a la segunda vuelta en São Paulo, la mayor ciudad del país.

Boulos, un activista social de 38 años, terminó la votación con 20% de los votos de la urbe de casi 13 millones de habitantes, yendo a la segunda vuelta con el actual alcalde, Bruno Covas, un joven socialdemócrata heredero político del expresidente Fernando Henrique Cardoso. En ascensión constante desde que comenzó la campaña sin ninguna chance, Boulos creció con el apoyo de su vice, la exalcaldesa Luiz Erundina, de 85 años, y se ha convertido en el outsider de la jornada, en que los brasileños votaron por 5.570 alcaldes.

De los trece candidatos a la alcaldía que contaron con el apoyo de Bolsonaro, apenas dos pasaron a segunda vuelta, el pastor evagélico Marcelo Crivella, que busca la reelección en Río y el Capitán Wagner, en Fortaleza. Otros dos fueron reelectos en dos pequeñas alcaldías, en los estados de Piauí y de Minas Gerais. Bolsonaro, que en tres décadas de vida política, cambió 9 veces de partido, abandonó el Partido Social Liberal (PSL), con el que llegó a la presidencia. La sigla tampoco tuvo un buen desempeño en la disputa municipal.

De los 45 candidatos a concejal que Bolsonaro apoyó a lo largo de Brasil, solo se eligieron nueve, entre ellos, su segundo hijo, Carlos Bolsonaro, el responsable informal de sus redes sociales, que se ha reelegido en el cargo, pero perdiendo 36 mil votos de su postulación anterior. Los cuatro favoritos de Bolsonaro, respaldados en sus redes en la víspera de la votación, perdieron, y el mandatario borró esas propagandas al conocer los resultados. En São Paulo, su candidato Celso Russomano, lideraba las encuestas y se fue en picada cuando asumió su vínculo con Bolsonaro.

Pese a tener un buen desempeño por el país con chances de elegir 15 alcaldes en ciudades con más de 1 millón de habitantes, el Partido de los Trabajadores (PT), del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, perdió bastiones importantes, en São Paulo, donde su candidato Jilmar Tatto quedó en sexto lugar, como en las ciudades del llamado ABC paulista, cinturón de municipios periféricos que vio nacer al expresidente y lider sindical, en los 80.