Así es el tratamiento que ha tomado Trump para el Covid-19

Desde que los médicos de Donald Trump conocieron el positivo en Covid-19 de su ilustre paciente se han afanado por cubrir todos los frentes posibles, desde el punto de vista farmacológico, para evitar un agravamiento de su ilustre paciente. Se le ha suministrado zinc, vitamina D, famotidina, melatonina, aspirina, remdesivir, dexametasona y el cóctel de anticuerpos monoclonales en fase experimental de la compañía Regeneron. Estos últimos son a los que Trump achaca su recuperación, hasta el punto de que ha prometido distribuirlo gratis entre sus compatriotras. Una larga lista de fármacos que sorprende al ciudadano de a pie, sobre todo si tenemos en cuenta que en todo momento desde su equipo médico se ha comunicado que la sintomatología del presidente no era muy preocupante.

«Hay una discordancia entre el tratamiento que le han puesto y la información sobre su estado de salud. Los fármacos que le han suministrado sí son para gravedad, así que o está más grave de lo que dicen o han querido cubrirse las espaldas matando moscas a cañonazos», explica a ABC la doctora Patricia Fanlo, médico internista y coordinadora del Grupo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (GEAS) de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

De acuerdo con esta experta, en España tanto el remdesivir como la dexametasona se utilizan como terapia combinada en pacientes que ingresan en el hospital con neumonía en placa de tórax, fiebre, dificultad respiratoria (menos de un 94% de saturación de oxígeno), tos y flemas. «El remdesivir ataca al virus y la dexametasona frena la respuesta inflamatoria a ese virus», explica. Respecto a los anticuerpos monoclonales, en nuestro país actualmente se utiliza como parte de un ensayo clínico tocilizumab, que se aplica como tercera opción cuando los dos anteriores no dan los frutos esperados, con el objetivo de inhibir la cascada inflamatoria o «tormenta de citoquinas» que produce el virus.

En el caso de Trump, aunque se le ha administrado casi todo al tiempo, el presidente asegura que ha sido el tratamiento experimental de Regeneron el que le ha curado. Denominado REGN-COV2, se trata de una combinación de dos anticuerpos monoclonales (REGN10933 y REGN10987) diseñado específicamente para bloquear la infectividad del SARS-CoV-2, el virus que causa Covid-19. El objetivo de esta fármaco es dotar al cuerpo de un ejército de defensas para neutralizar al virus en el comienzo de la infección.

Para su desarrollo, se evaluaron miles de anticuerpos humanos producidos por ratones que han sido modificados genéticamente para tener un sistema inmunológico humano, así como anticuerpos identificados de humanos que se han recuperado de Covid-19. Los estudios preclínicos demostraron que REGN-COV2 redujo la cantidad de virus y el daño asociado en los pulmones de primates no humanos. El pasado 30 de septiembre, Regeneron anunció que su cóctel de anticuerpos contra el coronavirus redujo la carga viral y el tiempo de recuperación de los pacientes no hospitalizados en una etapa temprana del tratamiento, según los resultados de un estudio clínico en fase 1 con 275 pacientes.

«La terapia de anticuerpos monoclonales no es nueva. Se conoce desde los años 70 y ya se ha empleado en enfermedades autoinmunes como artritis reumatoides, crohn, colitis ulcerosa, tratamiento de mielomas o en inmunoterapia del cáncer. También se investigan desde el principio de la pandemia no solo para la vacuna sino para bloquear el virus», enumera el doctor el doctor Marcos López Hoyos, jefe del Servicio de Inmunología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI).

En el caso del tratamiento de Regeneron, lo que hacen estos anticuerpos frente al Covid-19 es bloquear el virus para evitar que pueda unirse a las células humanas e infectarlas. «Es importante en los primeros días, cuando más se evita que infecte y llegue al pulmón», asegura el presidente de la SEI a ABC. En su opinión, este tipo de tratamiento sería útil para pacientes con el perfil de Trump, que reúnen varios factores de riesgo. En su caso, que sepamos, la edad avanzada, ser varón y obeso. «Cualquier otra persona, en principio, tiene una respuesta inmune que ya lo hace», apunta. En cualquier caso, serán los estudios previos a su aprobación los que determinen para qué tipo de paciente es efectivo.

Regeneron no es la única en este camino. Actualmente son muchos los ensayos en marcha sobre la efectividad de diferentes anticuerpos monoclonales frente al Covid-19. Los expertos consultados le ven futuro a este tipo de tratamiento, pero todavía se necesita más investigación al respecto.